Megatendencias

Equilibrar los desafíos globales

Para impulsar el desarrollo sin rechazar el crecimiento, debemos equilibrar nuestras operaciones comerciales con las limitaciones de la tierra y los recursos de la sociedad. 

Megatendencias | Volvo Group

Perspectiva global

Impulsar la prosperidad, en todos los aspectos de la palabra, significa que el impacto en el medio ambiente y el uso de los recursos limitados de nuestra sociedad se consideran en nuestras actividades.

La ilustración de la derecha, que es una versión simplificada del modelo Doughnut Economics de Kate Raworth, visualiza cómo lograr el desarrollo humano sin dañar el sistema terrestre. Hay dos límites: la frontera social interna y la frontera ambiental externa contemplada por la fundación social y el techo ecológico. Entre estos dos hay un área que representa un espacio ambientalmente seguro y socialmente justo para que las personas prosperen. En esta área, se lleva a cabo un desarrollo económico inclusivo y sostenible.

Si hay una escasez de recursos de la sociedad, significa que las personas no tienen suficientes alimentos, agua, atención médica, energía, etc. Esto tendrá un impacto negativo en los derechos humanos. Si hay un exceso de uso de los recursos naturales, causará el cambio climático o la pérdida de biodiversidad.

Al utilizar este modelo y nuestro análisis de escenario PESTEL (político, económico, social, tecnológico, ambiental y legal), surgen una serie de tendencias clave para nuestra industria.

Perspectiva de la industria

Amenazas ambientales y escasez de recursos

La quema de combustibles fósiles es una fuente importante de CO2 y otras emisiones, que causan el cambio climático y la contaminación. Las empresas en nuestra industria responden mejorando la eficiencia del combustible y avanzando hacia alternativas con menos carbono. Las inquietudes medioambientales generan interés y oportunidades en electromovilidad, así como combustibles alternativos y renovables.

El desarrollo a través de las regiones y los niveles de la ciudad varía en velocidad y dirección, dependiendo de la disponibilidad de recursos naturales y combustibles, infraestructura, voluntad política e incentivos. Nos esforzamos por gestionar la escasez de recursos al encontrar mejores formas de utilizar el transporte y reciclar, remanufacturar y renovar productos y componentes.

Urbanización

El Fondo de Población de las Naciones Unidas espera que haya más de nueve mil millones de personas en 2050. La mitad de la población mundial ya vive en ciudades. En la próxima década, veremos un cambio mucho mayor de las áreas rurales a las urbanas en Asia y África en particular. A medida que las poblaciones urbanas crecen, también lo hacen las demandas de movilidad.

Las ciudades enfrentan cada vez más desafíos sociales y ambientales, como la congestión, la contaminación, el ruido y los accidentes de tránsito. La industria del transporte y la infraestructura debe continuar proporcionando soluciones más seguras, más limpias y más eficientes para todo tipo de desarrollo urbano, ya sean ciudades pequeñas o medianas o mega ciudades.

Incertidumbre geopolítica

Nuestras soluciones de transporte e infraestructura se demandan en diversos mercados en todo el mundo. Cuando el mundo se está volviendo más fragmentado y geopolíticamente inestable, se manifiesta mediante reglas comerciales divergentes, regulaciones de transporte, requisitos de los clientes y dinámicas competitivas entre los mercados y dentro de los mercados. Nuestra industria tiene el desafío de cumplir con las cambiantes condiciones económicas, proteccionistas y regulatorias, para acceder y desarrollar el capital humano, y para mejorar la sostenibilidad, la eficacia y la seguridad en la cadena de valor.

Seguridad y protección

Cada año hay más de 1,2 millones de muertes y 50 millones de personas heridas en accidentes de tránsito en todo el mundo. Es necesario mejorar la seguridad vial y eficiencia del transporte. Una mayor educación en seguridad vial y una mejor planificación de las carreteras es parte de la solución y también se obtiene progreso en términos de automatización para vehículos comerciales y otras máquinas. Esperamos que el desarrollo se intensifique, también para la automatización dentro de la fabricación. El uso de vehículos autónomos permitirá a la industria proporcionar mayor seguridad, ahorro de combustible y eficiencia del transporte.

Digitalización y transformación tecnológica

Vivimos en un mundo hiperconectado con múltiples tecnologías, la Internet de las cosas y la nube. En 1995, aproximadamente el 1 % de la población mundial tenía una conexión a Internet. Hoy en día, aproximadamente el 40 % de la población está conectada y la cantidad de dispositivos conectados a la Internet de las cosas seguirá aumentando a un ritmo elevado durante los próximos años.

La digitalización desencadena la transformación en todas las industrias y afecta todos los aspectos de nuestra industria, desde cómo creamos valor para el cliente hasta cómo desarrollamos, producimos, trabajamos e interactuamos. Volvo Group cuenta con más de 800.000 vehículos conectados funcionando. Sobre la base de información de datos, estamos proporcionando nuevos servicios para nuestros clientes como parte de nuestra oferta total.

Vemos potencial para aumentar el valor del cliente conectado a la digitalización. Al mismo tiempo, debemos cumplir con la evolución de la legislación sobre protección de datos y asegurar la integridad de los datos para evitar interrupciones en la fabricación y en nuestra cadena de valor.